[Tips con Cerebro] Así puedes fomentar la autorregulación en los bebés

 

Esta semana te traemos un consejo que te ayudará a fomentar la autorregulación de los más pequeños de la casa.

En este tip te contamos por qué es bueno que dejes que tus niños aprendan a regular sus emociones incluso desde que son bebés. Aunque parezca contra-intuitivo, si cada vez que tu niño llora, tú corres inmediatamente a distraerlo para que deje de llorar, le estás quitando la oportunidad para que aprenda estrategias para regular sus propias emociones.

Por supuesto que cuando tu hijo es incapaz de calmarse o su dolor físico o emocional es muy fuerte, tu debes estar ahí para consolarlo ¡eso por supuesto! Sin embargo, algunas veces los pequeños lloran porque no obtienen lo que quieren o porque otro niño le quitó su juguete… Algunas situaciones (y tú lo sabes mejor que nadie) son situaciones que tu hijo puede manejar y puede conseguir calmarse por sí mismo.

Utiliza esos momentos para estar ahí sin distraerle constantemente y dejar que él o ella misma se calme, se distraiga o utilice cualquier mecanismo que encuentre para regular esa emoción. Una vez ha aprendido cómo hacerlo, le resultará más fácil volverlo a hacer…

Esperamos que te sirva de mucho para ayudar a fomentar el autocontrol y autorregulación emocional en tus niños.

Hace ya 17 años que me embarqué en esta aventura llamada Psicología, de los cuales llevo 9 estudiando lo que más me apasiona en el mundo: el desarrollo del cerebro de los niños. A lo largo de esta travesía obtuve mi doctorado en la Universidad de Granada y he podido enriquecer mi investigación en centros de prestigio como la Universidad de Oregon, el Instituto Nacional de Investigación del Genoma Humano -NHGRI- (USA) y el Instituto Max Planck para el Desarrollo Humano en Berlín. Estudio el desarrollo de la autorregulación, la atención y las funciones ejecutivas, así como los factores genéticos y ambientales que influyen en ese desarrollo. Entre el laboratorio y la vida me convertí en madre, lo que ha despertado este deseo imparable de llevar todo lo que la neurociencia tiene por ofrecer a los hogares y a las aulas para impulsar estilos de crianza y modelos educativos que potencien el desarrollo de los niños.
¡Aún sin comentarios! Sé el primero en comentar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *