Estrés en el profesorado: nosotros también necesitamos urgentemente aprender estrategias de gestión emocional

¿Alguna vez te ha pasado que cuando miras atrás y recuerdas lo que hemos vivido durante estos dos últimos años desde que se desató la pandemia, se te pone la pone la piel de gallina? 

Durante estos dos años hemos hecho frente heróicamente a una gran cantidad de situaciones totalmente inesperadas, insólitas y con un altísimo componente de estrés y emociones intensas.

Todo este tiempo, se ha venido hablando de la urgencia de atender a niños, niñas y jóvenes en este camino, de brindarles herramientas de gestión emocional, de acompañarles y ayudarles a procesar psicológicamente todo lo que han vivido y enseñarles estrategias de afrontamiento para manejar los constantes cambios que han tenido que asumir.

Y aunque esta ha sido y sigue siendo una necesidad primordial -que todavía tenemos que cubrir en nuestros sistemas educativos y sanitarios-, hay una igualmente relevante y muy muy importante que nos hemos dejado en el camino: 

Atender, proteger y fortalecer la salud mental y el bienestar emocional de todas y todos los profesionales que han estado «al pie del cañón» atendiendo a niños y jóvenes durante estos años, haciendo su trabajo incansablemente bajo condiciones continuas de estrés.

  • ¿Cómo podemos enseñar gestión emocional si nosotras mismas no somos capaces de manejar nuestras emociones?
  • ¿Cómo ayudo a un niño a calmarse, cuando mi enfado es tal que termino gritándole y sacudiéndole?
  • ¿Cómo puedo enseñarles a manejar un conflicto con sus compañeros, si ni siquiera nosotros en el equipo docente sabemos cómo gestionar los nuestros?

De alguna manera que nadie sabe explicar muy bien, se asume que los educadores tienen que ser capaces de hacer frente a cualquier situación estresante con calma, serenidad y ecuanimidad… pero ¡espera! ¿quién se ha preocupado por enseñarles estrategias para hacerlo?

Las estadísticas no mienten

Con la llegada de la pandemia, los niveles de estrés, ansiedad y depresión de los educadores y profesionales asociados, se han incrementado exponencialmente (1). 

La pérdida de familiares y colegas, las bajas por enfermedad que no son cubiertas, la exigencia de una actualización tecnológica inmediata y las condiciones de constante incertidumbre que han tenido que afrontar, entre muchos otros factores, está contribuyendo a que la salud mental y el bienestar emocional de los profesionales del sector esté cayendo en picada.

¿Qué necesita un sistema educativo para ser de calidad?

Cada vez más la evidencia apunta hacia una misma dirección: necesitamos promover y fortalecer las habilidades mentales y socioemocionales de las personas si queremos sociedades prósperas, eficientes y sostenibles. 

Pero… ¿cómo se consigue esto?

Aquí la clave no está en más tecnología o nuevas metodologías educativas.

Es imprescindible y urgente que invirtamos en la promoción y fortalecimiento de la salud y bienestar mental de niños y adultos a través de programas basados en evidencia científica, que nos permitan potenciar lo que ahora se conoce como el capital y bienestar mental de las personas (2). Es decir, desarrollar programas dirigidos a fortalecer todo el conjunto de habilidades y competencias mentales y de gestión emocional que necesitamos para aprender, resolver problemas, regular nuestras emociones, ser flexibles, empáticos y poder navegar con éxito a lo largo de nuestra vida.

_____________________

Si quieres aprender más estrategias para llevar al aula, descárgate este ebook con 5 Ejercicios de mindfulness para niños

_____________________

Co-Regulación

De la misma manera que cuando en un avión te indican que debes ponerte primero la máscara de oxígeno, antes de ponérsela a los niños, las investigaciones muestran que la mejor manera de promover las habilidades de gestión de emociones, es a través de lo que se conoce como CO-REGULACIÓN. 

Para co-regular, el adulto debe ser capaz de gestionar y regular sus emociones, para acompañar efectivamente a la niña o al jóven a gestionar eficazmente sus emociones. Próximamente publicaremos un artículo dedicado a la co-regulación y cómo implementarla en el aula o en el hogar.

¿Quieres comenzar a cultivar tus habilidades mentales y de gestión emocional?

Si te has identificado con todo lo que exponemos en este artículo y te gustaría aprender estrategias de gestión emocional que puedas comenzar a implementar desde ya, te recomendamos este artículo:

4 claves para una mente serena

Referencias

  1. Rev Esp Salud Pública. 2021; Vol. 95: 15 de febrero e1-8.
  2. Beddington, J., Cooper, C. L., Field, J., Goswami, U., Huppert, F. A., Jenkins, R., … & Thomas, S. M. (2008). The mental wealth of nations. Nature455(7216), 1057-1060.
  —————————————————————
Si quieres saber más acerca de la importancia de las Funciones Ejecutivas en la vida de los niños pincha en el siguiente botón, descarga nuestro ebook de Entrenar la atención con Mindfulness para niños completamente Gratis y suscríbete a nuestro newsletter para tener lo último de neuromindset.


Descarga tu eBook aquí

Compartir

Últimos post

Contáctanos con cualquier pregunta que tengas:
Llamándonos directamente
o escribiéndonos al email

Deja una respuesta

Artículos relacionados

Blog

Controla la mente de monito

Hoy hablaremos un poco acerca de la importancia de velar también por nuestra salud mental en esta época de confinamiento..Hablaremos de un punto muy importante

Read More »