⚠️ por un problema técnico no tenemos audio en el primer minuto… adelanta hasta el minuto 2:00
Ahora hablaremos de la atención. Es una habilidad con la que todos estamos sumamente familiarizados, pero que nos cuesta definirla con claridad. Y si no podemos definirla bien, no podemos esperar ser hábiles en utilizarla de forma eficiente.
.
Con la información presentada en este video podrás detectar con claridad que es la atención y podrás desarrollar mejor la habilidad de controlar tu atención. De esta manera tendrás mejores habilidades para regular tus emociones.
.
Recuerda, en los momentos difíciles nuestra mente TIENE QUE SER NUESTRA ALIADA, no nuestra enemiga.
.
Aquí tienes el video para la practica corta de mindfulness en el sonido.
https://www.youtube.com/watch?v=xDX9TY8nmlg&t=1s
.
También te dejamos el link para nuestro curso de mindfulness en familia. Ahora mientras tenemos la situación de cuarentena hemos decidido abrirlo a todos por la donación que tú decidas. Pincha en el siguiente link para ver el curso.
https://cursos.neuromindset.com/p/mindfulness-en-familia
.
#saludmentalcoronavirus #NeuroMindful #Neuromindset #MindfulnessSaludMental #CuidaTuSaludMental #ControlaTuMente #MenteAliada #NoMonkeyMind

Resumen del vídeo

A pesar de que el directo de hoy comienza con ciertas dificultades técnicas en lo que respecta al sonido, en esta ocasión hemos podido presenciar una charla magistral del doctor Paul Pozuelos acerca de la atención y de la importancia que deberíamos darle.

Nuestras vidas se han vuelto sumamente ajetreadas. Tenemos abarrotados horarios repletos de quehaceres a lo largo y ancho de las horas que tiene un día entero. Este ritmo tan acelerado nos deriva, inevitablemente, en un profundo agotamiento, físico y mental.

Por ello, nos cerramos, nos olvidamos de nosotros mismos, de inspeccionar en qué estado nos encontramos. Y sobre todo, nos olvidamos de aquello que somos capaces. El ser humano es capaz de aguantar las situaciones más duras. No son pocas las ocasiones en que la historia ha dado pruebas irrefutables de ello. Sin embargo, nos hemos olvidado de estas hazañas. De esta capacidad innata en nosotros.

La regulación emocional

Para lograr reconectarnos, para recordar aquello de lo que somos capaces, para no vivir en modo automático es importante desarrollar la capacidad de regular nuestras emociones, hacernos conscientes de lo que pensamos y sentimos en cada momento y actuar en consecuencia.

Para esta labor vital, el doctor Paul Pozuelos opta por seguir el modelo de J. Gross. Un esquema que explica el funcionamiento de la mente por medio de dos elementos principales: la atención y la evaluación.

La atención es un componente fundamental a la hora de regular nuestras emociones y de hacernos conscientes de nuestra situación. Por ello es tan importante comprender su funcionamiento. Así, el doctor Paul Pozuelos nos introduce en las conocidas como tres redes atencionales:

Las tres redes atencionales

El cerebro se compone de tres redes. Se tratan de una serie de partes del cerebro que funcionan conjuntamente para lograr unos resultados determinados. De ahí que se les conozca como redes. Estas redes constituyen los elementos que componen la atención. Estas serían:

Red de alerta

Esta red engloba las partes del cerebro que implican a la atención como un estado. Esto significa que hablamos de una red que nos hace conscientes de los peligros que nos acechan, hablando en términos de estricta naturaleza salvaje.

Si pasamos a un contexto más civilizado, controlar el estado de atención supone ser capaces de aumentar o disminuir nuestra activación para prestar atención. Cuando nuestra activación es baja y nos notamos somnolientos solemos tomar café, hacer estiramientos o centrar nuestra atención en algo que nos inspire más atención.

La importancia es de ser capaces de controlar nuestro estado de alerta es fundamental a la hora de mantenernos conscientes de aquello que nos rodea, así como de nosotros mismos.

Red de orientación

Una red que engloba las partes del cerebro relacionadas con los mecanismos de selección. Si la red de atención nos permite activar nuestra atención, esta red implica la capacidad de mover el estado de atención de un objeto a otro, de orientarla a través de distintos elementos.

Nuestra atención es sumamente delicada y, sobre todo, volátil. Es fácil que esta discurra por diferentes derroteros. Lo que se conoce como “irnos por las ramas”. Esto es inevitable, especialmente viviendo como vivimos, en una infinita trinchera constantemente bombardeada por estímulos que compiten por robar unos segundos de nuestra atención.

Sin embargo, mover nuestra atención también implica ser capaces de reorientar esta atención. Los hindúes dicen que nos iremos de nuestros pensamientos mil veces, pero que volveremos mil y una. Y es que la clave de la atención plena es darse cuenta de cuando nos despistamos y reorientar nuestra atención al aquí y al ahora.

Red de atención ejecutiva

La tercera red engloba las funciones más diversas. Implica a todas las partes del cerebro que nos permiten ejercer la metacognición (la capacidad de hacernos conscientes de nuestros propios pensamientos, lo cual es fundamental para los estados de atención plena) para inhibir impulsos y para acallar distracciones, de manera que podamos orientar nuestra atención al mínimo de elementos posibles.

Esta red supone el cuadro de mando. El mecanismo de control de lnuestra atención. Su manejo nos permitirá estar en el aquí y ahora definitivamente.

Como podemos observar, estas tres redes constituyen un todo. Cada parte no es menos importante que la otra a la hora de alcanzar la meta que buscamos. Y esta interconexión entre las tres hace que sea más fácil entrenar todas estas redes al mismo tiempo.

Una vez que hemos descubierto los mecanismos que constituyen nuestra atención, el doctor Paul Pozuelos nos propone un ejercicio breve, fácil de realizar en cualquier lugar sentado (y en la postura meditativa correcta) y muy útil para entrenar nuestra mente.

Porque la cuestión que nos implica todo esto es el desarrollar el hábito de entrenar, aunque sean cinco minutos, cada día nuestra mente, de manera que logremos controlar cada vez con mayor facilidad nuestra atención. Esto no significa no desviarla nunca, sino saber reorientarla hacia donde nos interesa a cada momento.

Compartir

Últimos post

Contáctanos con cualquier pregunta que tengas:
Llamándonos directamente
o escribiéndonos al email

Artículos relacionados