¿Cuántas veces revisas tu móvil en el día?

Las estadísticas dicen que, en promedio, revisamos nuestros teléfonos móviles cada 10-12 minutos ¡eso ya es muchísimo! pero no es lo más grave. El problema radica en que ¡tardamos unos 15 minutos en recuperar nuestro nivel de concentración inicial!

Entonces… ¿cómo es que llegamos a alcanzar nuestros objetivos en nuestro trabajo o en nuestros estudios?

Algo estamos haciendo fundamentalmente mal… y necesitamos buscar y crear soluciones para frenar esta tendencia que, además, afecta en mucha más medida a los niños y niñas.

La economía de la atención

Desde hace unos años, en las grandes corporaciones tecnológicas se ha acuñado el término “Economía de la atención” para referirse a la búsqueda constante de herramientas que permitan captar la atención de las personas.

¿Eres consciente de cómo funciona la publicidad sobre tu atención?

Una vez una imagen o un vídeo capta tu atención, es muchísimo más fácil “tocar tus botones” para promover que compres algo. Herramientas como el neuromarketing y los principios de la psicología cognitiva son la base sobre la que las grandes multinacionales desarrollan sus finas y exitosas estrategias cuyo objetivo son nuestros “clics” y el tiempo que pasamos online. 

“Tu atención y la atención de niños y jóvenes vale oro para las grandes corporaciones

Este nivel de bombardeo de información y de esa necesidad que nos empuja a revisar nuestros móviles o a estar online todo el tiempo tiene un claro impacto en nuestras capacidades mentales: nos olvidamos de cosas, estamos distraídos, nos cuesta concentrarnos, terminar las tareas que nos proponemos… Pero también tiene consecuencias en nuestras emociones: nos encontramos más irritables, molestos, sentimos que la vida del resto del mundo es mucho mejor que la nuestra…

Si esto es así para nosotros, adultos que ya hemos desarrollado nuestras capacidades mentales y nuestro cerebro ha desarrollado la facultad de controlar la atención… ¿Qué podemos esperar de este impacto en las capacidades de los niños?

Un cerebro “solo ante el peligro”

Tristemente, con demasiada frecuencia veo niños y niñas “enganchados” a teléfonos móviles o tablets. Durante el tiempo que pasan los niños frente a la pantalla, están siendo bombardeados con información: música, ideas, historias, videojuegos, estímulos que suben y bajan, aparecen y desaparecen… toda esta información la está procesando un cerebro que aún no tiene la capacidad de manejar y filtrar esa información.

El proceso de maduración del cerebro, a diferencia de otras especies, se extiende por casi 20 años. En ese proceso, las estructuras que se encargan de regular nuestra capacidad atencional y que están asociadas a capacidades superiores como el razonamiento, la toma de decisiones o la solución de problemas son las últimas en desarrollarse.

Esto quiere decir que nuestros hijos y estudiantes están siendo bombardeados con un nivel exagerado de información cuando aún no cuentan con los recursos suficientes para inhibir tanta interferencia que proviene del mundo exterior cuando, por ejemplo, tienen que pasar horas prestando atención en clase.

“El mundo rápido, inmediato y cambiante del exterior contrasta con lo que necesitan los niños para aprender: atención, concentración, control, tranquilidad, constancia, perseverancia.

Vivimos en la era de la des-atención

Como psicólogos, doctores en psicología e investigadores en el campo de la neurociencia del desarrollo hemos visto ya desde hace muchos años que estamos viviendo en una era de “crisis de la atención” en la que nuestras capacidades mentales, sociales y emocionales están siendo deterioradas por los recursos tecnológicos que se suponen que deberían facilitarnos la vida (y que en su mayoría lo hacen).

Aquí radica nuestra lucha, este es el corazón de nuestra iniciativa por desarrollar herramientas y técnicas para trabajar, cultivar y fortalecer las habilidades mentales de niños y niñas y potenciar así sus habilidades emocionales y sociales.

Nuestras intervenciones están dirigidas a niños entre los 4 y los 12 años porque sabemos que es una etapa crucial para su desarrollo, en la que se forja la estructura de su cerebro y se sientan las bases de sus capacidades mentales y socioemocionales.

Para aprender acerca del desarrollo del cerebro y de cómo trabajar estas habilidades en el aula o en tu práctica clínica, únete a nuestro curso:

Para ver todo el contenido del curso pincha aquí

Leave a Reply