¿Quieres saber cómo entrenar la atención?

Como bien habrás podido ver en nuestros anteriores artículos (la crisis de la atención y la atención y la educación), estamos completamente convencidos de que es fundamental aplicar estrategias para entrenar la atención.

Afortunadamente nos apoya la ciencia. Cada vez hay más estudios científicos que nos demuestran que podemos entrenar estas habilidades, siempre y cuando apliquemos los métodos adecuados.

Los estudios científicos que se enfocan en evaluar la posibilidad de entrenar nuestra atención nos describen dos estrategias principales: el entrenamiento basado en procesos y el entrenamiento basado en estrategias.

Entrenamiento basado en procesos

Cuando hablamos del entrenamiento basado en procesos nos referimos a métodos diseñados para activar procesos específicos que son parte de la habilidad de prestar atención.

Por ejemplo, cuando tú prestas atención a algo debes ser capaz de evitar la información distractora que te rodea, a este proceso lo conocemos como “control de la interferencia”. Para estudiar la eficacia de ese proceso pedimos a las personas que realicen ciertas “tareas marcadoras” que sabemos activan ese proceso específicamente y analizamos qué tantos errores o qué tan rápido realizan esa tarea.

De la misma manera, gracias a la tradición experimental de la psicología cognitiva, tenemos una gran variedad de tareas que estimulan la puesta en marcha de distintos procesos cognitivos. Conociendo qué procesos y cómo los activan las diferentes tareas, podemos diseñar tareas que activen repetidamente ese proceso. Esta es la base del entrenamiento basado en procesos.

Entrenamiento basado en estrategias

Por otro lado, el entrenamiento basado en estrategias se enfoca en proveer a los niños experiencias de andamiaje que les permitan desarrollar estrategias metacognitivas a través de las que pueden organizar, planificar y ejecutar las acciones necesarias para cumplir sus objetivos.

Por ejemplo, cuando un niño tiene que llevar a cabo una tarea, el maestro le ayuda a detectar los elementos principales de esa tarea, a organizarlos para planificar una estrategia y a establecer los pasos adecuados para llevar a cabo la estrategia de manera que puedan lograr su objetivo.

En ambos tipos de estrategias de entrenamiento los niños implican de manera distinta su capacidad atencional. Sin embargo, siempre que lo realicen de manera repetitiva y continuada, nos aseguramos de que tenga la estimulación suficiente para entrenarla.

Los estudios científicos en el campo del entrenamiento cognitivo han utilizado distintos métodos para probar los efectos del entrenamiento en procesos tan importantes como la atención. Nosotros, en el Laboratorio de Neurociencia Cognitiva de la Universidad de Granda, hemos usado juegos de ordenador acompañados de una retroalimentación de la ejecución a través de un dialogo metacognitvo. Otros estudios, por ejemplo, han evaluado la posibilidad de entrenar estas habilidades a través de la implementación de un currículo educativo como el Tools of the Mind o el programa Paths.

Entrenamiento de la atención a través del mindfulness

Sin embargo, conocemos una estrategia que ha probado ser muy beneficiosa y que es muy versátil como herramienta de entrenamiento. Esa estrategia es el Mindfulness. ¿Has escuchado antes acerca del mindfulness?

Te cuento brevemente. El mindfulness es un entrenamiento mental que utiliza principalmente la respiración como un ancla de la atención. El trabajo que la persona tiene que hacer es muy simple: tiene que enfocarse en la respiración, pero sin perder consciencia de qué pasa en su mente.

Posteriormente, debe observar muy atentamente si su mente está en la respiración o si ya está distraída. Si se ha distraído, simplemente debe notar la distracción, dejar el pensamiento o emoción distractora, y regresar la atención a la respiración.

¿Muy sencillo, no te parece? Pues sí, pero aunque parezca muy simple, te puedo asegurar que es uno de los ejercicios más difíciles que podrás hacer ¿Por qué? Básicamente porque estamos acostumbrados a dejarnos llevar por los pensamientos, y ese hábito es muy fuerte en nuestra mente.

¿No crees que sea tan difícil? Te invito a que lo experimentes.

Cierra tus ojos por un momento, trata de enfocarte en tu respiración y observa tu mente. Cuando detectes que ya estás pensando en algo más, simplemente deja ir la distracción y regresa a la respiración. Tómate 3 minutos para hacer este ejercicio.

¿Lograste observar cuantas veces se distraía tu mente? ¿fue fácil dejar ir el pensamiento y regresar a la respiración? Creo que coincidirás conmigo en que no es tan sencillo como parece.

Y sabes qué proceso es el que tenías que activar para darte cuenta, dejar ir y regresar a la respiración. Adivinaste bien: La atención.

Si aplicas este sencillo ejercicio por unos minutos al día y realizas la dinámica adecuadamente (observar tu mente, detectar la distracción, dejar ir y regresar a la respiración) estarás entrenando tu atención y fortalecerás tu habilidad de enfocarte, filtrarás la distracción, evitaras los impulsos y podrás regular tus emociones más eficazmente.

Lo sé porque he participado en varias investigaciones en las que evaluamos cómo este simple ejercicio aumenta la eficacia de la atención y produce cambios a nivel cerebral que hacen la capacidad de prestar atención sea más eficaz.

Ahora imagínate si pudiéramos implementar un ejercicio así de simple con los niños en clase, ¿cuántas cosas no podríamos lograr con ellos?

¿Quisieras contar con estas herramientas? ¿Crees que sería importante poder aplicar estas estrategias en el aula? ¿Quisieras aprender cómo hacerlo?

Para eso estamos aquí, para poder traerte todo este conocimiento y estrategias. Fórmarte en ellas para que puedas aplicarlas de manera adecuada en tu aula y en tu vida, de manera sencilla y práctica.

Por eso hemos diseñado el programa de Mindfulness en la escuela ¿quieres conocer más?

Lina Cómbita
administrator
Hace ya 17 años que me embarqué en esta aventura llamada Psicología, de los cuales llevo 9 estudiando lo que más me apasiona en el mundo: el desarrollo del cerebro de los niños. A lo largo de esta travesía obtuve mi doctorado en la Universidad de Granada y he podido enriquecer mi investigación en centros de prestigio como la Universidad de Oregon, el Instituto Nacional de Investigación del Genoma Humano -NHGRI- (USA) y el Instituto Max Planck para el Desarrollo Humano en Berlín. Estudio el desarrollo de la autorregulación, la atención y las funciones ejecutivas, así como los factores genéticos y ambientales que influyen en ese desarrollo. Entre el laboratorio y la vida me convertí en madre, lo que ha despertado este deseo imparable de llevar todo lo que la neurociencia tiene por ofrecer a los hogares y a las aulas para impulsar estilos de crianza y modelos educativos que potencien el desarrollo de los niños.

Comentarios

  • Delcy
    octubre 27, 2018

    Me alegra q alguien dedique su tiempo y energía a este tema tan importante, espero beneficiarme de ese esfuerzo

    • Admin bar avatar
      Lina Cómbita
      octubre 29, 2018

      Y a nosotros nos alegra que este sea un tema importante para ustedes. La atención en fundamental para la vida presente y futura de los niños. Necesitamos formarnos y saber cómo entrenarla en el aula y en casa. Un saludo Delcy.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *